Residuos Orgánicos: ¿Qué son? Tipos y Cómo Gestionarlos

Inicio » Orgánicos

¿Qué son los residuos orgánicos?

Los residuos orgánicos son desechos de origen vegetal, empresarial, industrial o animal que producimos nosotros mismos en el ámbito domiciliario o comercial en nuestras actividades diarias de trabajo, alimentación y entretenimiento.

Entre esos desechos, que suelen ser residuos sólidos, se encuentran peladuras de frutas y verduras, sobras de comida, desperdicios de pescado, huesos, restos de carne, servilletas, corcho, cascaras de huevo, cartón, papel y periódico, aserrín, madera, maleza verde, excrementos de caballo, borrego, cabra, vaca, puerco o pollo, hojas de plantas y flores, todo lo cual unido representa por lo general el 35% de la cosecha de basura que acumulamos los seres humanos diariamente.

 Son restos biodegradables, porque se descomponen naturalmente,  porque tienen la característica de que se desintegran o degradan con rapidez y se transforman en otro tipo de materia orgánica.

Este tipo de recursos son una fuente nutriente de mucha importancia, porque al ser descompuestos por hongos y bacterias, sirven para enriquecer los suelos.

Por ejemplo:
residuos orgánico compostDividir los desechos orgánicos permite usar los residuos en composteras caseras para la obtención de abonos orgánicos, como el compost, que sirven para abonar los cultivos o los jardines.

El compost se elabora en un contenedor (caja de madera) sin fondo, donde haremos un montón con ladrillos o madera; la descomposición ocurre por los microbios, el tiempo, la temperatura y el agua.

El compost es muy beneficioso en la agricultura porque mejora el drenaje de la tierra y de esa manera evita la saturación de agua y por lo tanto impide que se aneguen, al tiempo que regula la temperatura de la tierra y, así, la mantiene más fresca en verano y más caliente en invierno; evita el crecimiento de la mala hierba y, al aumentar la cantidad de nutrientes, hace fuerte a la planta contra las enfermedades.

Pero, sobre todo, el compost evita el uso de fertilizantes químicos que al final le hacen mucho daño a los terrenos.

¿Cómo los podemos clasificar?

Los residuos orgánicos provienen de diferentes fuentes, pero los principales son de origen doméstico, como nuestros hogares; de origen comercial, como bares, restaurantes, fruterías, supermercados, carnicerías, y de dependencias y servicios municipales, como comedores escolares, mercados municipales, parques, etc.

En este sentido, podemos clasificar los desechos de la siguiente manera:

  • Restos de comida, que son cáscara de huevo y de frutos secos, restos de pan, restos de comida en mal estado, pieles y restos de verdura y fruta; huesos y restos de carne, restos de café e infusiones, restos de pescado y de mariscos.
  • Los residuos de papel, que son pañuelos de papel, papel de cocina sucio, servilletas de papel sucias, restos de periódicos, libros en mal estado.
  • Restos de vegetales pequeños, como ramos, flores marchitas y hojas secas, hierbas malas, césped, ramas de poda y hojarasca.
  • Restos de materiales que puedan servir para la composta, como bolsas, excrementos de caballo y de aves.
  • Otros restos de la naturaleza, como aserrín, restos de madera, de ramas de árboles en mal estado, de palmeras quemadas por el sol.

¿Cómo afectan al medioambiente?

Residuos orgánicosSon múltiples los daños que ocasionan los residuos orgánicos en el medio ambiente, especialmente por el efecto que causa en los suelos usados como vertederos de basura, porque esos suelos no podrán servir después para otros fines, por la contaminación.

En principio este tipo de residuos no suelen ser peligrosos para la salud humana ni animal.

Los residuos orgánicos así desechados, producen gases de efecto invernadero, pues cuando el suelo es calentado por el sol, los gases retienen parte de la energía del suelo emitiendo dióxido de carbono, metano y otros gases que contribuyen al cambio del clima en todo el mundo.

También contribuyen a la contaminación de las aguas porque en los vertederos las bacterias descomponen los residuos orgánicos, y el líquido resultante, que es podredumbre, se mezcla con el agua de lluvia y otros desechos líquidos y de esta manera produce una sustancia que se conoce como aguas de lixiviación.

El resultado final no puede ser más desalentador, porque estas aguas llegan a filtrarse a aguas subterráneas, contaminándolas.

Sus principales fuentes son de origen doméstico, industrial, agrícola y ganadero.

La contaminación doméstica se produce por los papeles, detergentes y otros productos que se descomponen por la acción de microorganismos que viven en el agua y que los usan como alimento.

En el agua, se realiza una autodepuración donde las sustancias orgánicas se transforman en dióxido de carbono y agua, y por eso hablamos de materia orgánica biodegradable.

Pero no todo es malo, como queda dicho, porque además de que los residuos orgánicos pueden ser usados en la agricultura al ser convertidos en compost, también producen electricidad en generadores de metano, fabricación de biodiesel y jabón.

Debemos tomar en cuenta que la contaminación por residuos orgánicos es muy importante en el mundo, porque los desechos orgánicos se producen en todas partes.

¿Cómo debemos gestionarlos?

Precisamente para evitar o minimizar el impacto ambiental de los desechos orgánicos, se deben adoptar medidas de reciclaje o de gestión de estos residuos, tomando en cuenta que en su mayor parte provienen de la recogida municipal y comercial de las ciudades, y de las industrias agroalimentarias y similares.

Ya hemos hablado de la forma de gestionarlos mediante el compostaje doméstico, que dependiendo del sistema empleado, la tecnología y el espacio con que contemos, puede tener una duración de diez a dieciséis semanas.

También se pueden gestionar mediante la llamada  digestión anaeróbica o biometanización, proceso biológico en el cual parte de la materia orgánica de los residuos es transformada en una mezcla de gases o biogás (metano y dióxido de carbono, amoníaco, hidrógeno, sulfuro de hidrógeno) que es un combustible usado en la generación de calor y energía eléctrica.

Pero, como los principales productores de desechos orgánicos son los mercados y otros expendios de alimentos, lo procedente es una campaña tendiente a orientar a los trabajadores de estas dependencias a hacer correcto uso de la basura, colocándola en los contenedores acreditados por las autoridades, y no echarla a la calle como sucede muchas veces.

En este sentido, debemos tomar en cuenta que la mejor forma de prevenir enfermedades y la contaminación de nuestro hábitat es con la organización y la toma de conciencia de las comunidades acerca de la magnitud de este problema.

Última actualización el

Mi nombre es Roberto Espinosa. Dispongo de varias páginas webs sobre temas que me gustan. Intento escribir artículos sobre ecología, medio ambiente y energías renovables.

1 comentario en “Residuos Orgánicos: ¿Qué son? Tipos y Cómo Gestionarlos”

Deja un comentario