Residuos Peligrosos: ¿Qué Tipos Hay y Cómo hay que Gestionarlos?

Inicio » Residuos » Residuos Peligrosos: ¿Qué Tipos Hay y Cómo hay que Gestionarlos?

¿Qué son los residuos peligrosos?

Un residuo peligroso es aquel que por su radiactividad, reactividad, toxicidad y corrosividad o por sus características inflamables o explosivas puede poner en peligro directo o indirecto a los seres humanos, los animales o el medio ambiente.

También se consideran residuos peligrosos los empaques, los envases y embalajes que pudieron estar en contacto con ellos.

Esos residuos tienen su origen en actividades agrícolas, industriales o de servicios como consecuencia del desarrollo económico y sus características.

Se originan por la presencia de impurezas en los materiales, las deficiencias en las operaciones, una baja tecnología del proceso o las negativas características de los productos y sustancias al final de su vida útil.

La disposición inadecuada de este tipo de residuos puede también tener incidencias lamentables en la salud de los seres humanos y en el medio ambiente.

¿Qué tipos de residuos peligrosos hay?

Como no hay una clasificación unitaria de los residuos peligros, esta varía según la normativa referencial, pero en términos generales las características más comunes son las siguientes:

  • Residuos peligrosos radiactivos, cuya peligrosidad consiste en que emiten radiación.
  • Residuos peligrosos explosivos, que, si no son gestionados correctamente, pueden explotar.
  • Residuos peligrosos corrosivos, compuestos por ácidos, pueden corroer todo aquello con lo que hagan contacto.
  • Residuos peligrosos reactivos a la química, no peligrosos en sí mismos, sino por el contacto con otras sustancias, como el oxígeno.
  • Residuos peligrosos inflamables, proclives a arder al contacto con el calor, ya que son demasiados sensibles a este.
  • Residuos peligrosos tóxicos, muy dañinos a la salud, se les clasifica como orgánicos e inorgánicos.
  • Residuos sólidos peligrosos, peligrosos también para el ser humano y los organismos vivos en general.

¿Cómo afectan al medioambiente?

Los residuos peligrosos afectan considerablemente el medioambiente y por eso su gestión debe ser asertiva, pues solamente en la Unión Europea se generan alrededor de cuarenta millones de toneladas de estos desechos al año.

Este tipo de residuos son los más dañinos a la salud y al ambiente, porque están en todas partes, en la industria, el comercio, la agricultura, los hospitales e incluso el ámbito doméstico.

Por ejemplo:
Se trata de ácidos solventes, inflamables, metales pesados, tintas y tinturas, tolueno y benceno, baterías con plomo, lámparas eléctricas, insecticidas y productos tóxicos que encontramos en nuestra rutina diaria, pero que, absorbidos por el ser humano, pueden ocasionar daños irreversibles en la salud.

Residuos NuclearesEl volumen de residuos peligrosos está provocando el envenenamiento de muchas áreas del planeta y sus ecosistemas, lo que degrada considerablemente la calidad de vida de millones de seres humanos, provocando serios problemas de salud pública y en el medio ambiente.

Por eso se ha identificado como prioritaria la eliminación global de los Contaminantes Orgánicos Persistentes (COPs) que se refieren a los compuestos químicos orgánicos que son tóxicos y que generan, entre otras enfermedades, cáncer y afectaciones del sistema endocrino.

Por sus propiedades fisicoquímicas estos compuestos se aferran al ambiente; de esa manera pueden ser transportados grandes distancias por las corrientes atmosféricas, y, como se acumulan en los tejidos grasos de los organismos vivos, afectan severamente la cadena alimenticia en los ecosistemas.

En este sentido, la Organización de Naciones Unidas ha identificado doce contaminantes de alta prioridad, entre los que se encuentran compuestos organoclorados, como las dioxinas y los furanos, los bifenilos policlorados y plaguicidas organoclorados.

¿Cómo pueden afectar al ser humano?

Hormonas residuos peligrososEntre los daños a la salud que ocasionan se encuentran también problemas de la tiroides y el sistema hormonal, daños en el sistema nervioso y circulatorio, lesiones en riñones y huesos y fallas respiratorias.

En cuanto al medio ambiente, los daños que originan los residuos peligrosos van desde la contaminación de los ríos y los afluentes, el ecosistema marino, a los terrenos fértiles que se transforman en no cultivables, y daño a las plantas y al resto de la vegetación.

Al ocasionar daños en los pulmones vegetales del mundo, los residuos peligrosos, atentan contra la biodiversidad y el clima, lo que contribuye al cambio climático.

¿Cómo podemos gestionarlos?

Para gestionar los residuos peligrosos, en primer lugar, es muy importante identificarlos y separarlos del resto, y, luego, ubicarlos en contenedores especiales, correctamente señalizados, estableciendo las principales características del residuo.

Es un tipo de basura a la que, lógicamente, se le debe tratar en forma diferente al resto de los residuos.

¿Cómo deben ser los contenedores?

Los contenedores para el almacenamiento deben ser resistentes, que no den lugar a mezclas letales, con cierres sólidos y resistentes, que atiendan a los criterios establecidos en las normativas internacionales para el almacenamiento de este tipo de residuos.

Protocolo de gestión

residuos peligrososNo está de más está decir que  los residuos peligrosos tienen un protocolo de gestión asociado  para asegurar su correcta manipulación, a fin de evitar que se conviertan en un peligro para la salud de los seres vivos o el medio ambiente.

Estos desechos no pueden ser gestionados sino por profesionales con la formación adecuada, siguiendo el protocolo de seguridad establecido en las normativas.

Luego, debemos asegurarnos de que el manejo se haga con el material y las herramientas necesarios, es decir, ropa o equipamiento seguros para impedir una amenaza a la salud de quienes tienen a su cargo la gestión y su entorno.

Se debe cumplir, en este sentido, un protocolo de manejo diferente en cada caso, precisamente para evitar accidentes lamentables, pues no es lo mismo manejar residuos radiactivos que residuos tóxicos orgánicos.

Las medidas de seguridad serán diferentes y concretas, adaptadas a los protocolos de seguridad de cada caso en particular.

¿Cómo se transportan?

En lo que se refiere al transporte de estos materiales, las empresas de gestión de residuos están obligadas a cumplir con la normativa de transportes ADR, que es un acuerdo de la Unión Europea para el traslado internacional de mercancías peligrosas por carretera.

Condiciones a tener en cuenta en el tratamiento de residuos peligrosos

A partir de allí, según los expertos, hay que tener  en consideración una serie de condiciones, entre las que se encuentran las siguientes: 

  1. Los residuos peligrosos no pueden permanecer almacenados más de seis meses; por eso, se debe mostrar cada residuo con su señalización y fecha y colocarlos en forma adecuada para que la empresa de gestión de residuos proceda a retirarlos en forma ordenada, a tiempo y sin problemas.
  2. El almacén debe contar con espacios de ventilación natural y artificial, con una temperatura constante, a fin de impedir que se formen vapores, pues esta es la mejor forma de impedir la generación de calor, las explosiones o la formación de sustancias tóxicas.
  3. Es imperativo evitar, asimismo, la contaminación por derrames accidentales, para lo cual es recomendable cumplir con los protocolos de seguridad contra incendios.
  4. El almacenamiento debe hacerse en espacios cerrados, pues en todo momento se debe evitar el contacto de los residuos peligrosos con elementos naturales como la lluvia, el viento o la nieve.
  5. El almacén debe estar alejado de los centros residenciales, para que los residuos peligrosos mantengan un cordón de seguridad con los seres humanos y los cauces públicos, de acuerdo con lo establecido en los reglamentos de cada país y las normas de los organismos internacionales correspondientes.
  6. Solo personas autorizadas, entrenadas y que sepan cómo actuar ante una contingencia de alto riesgo, deben tener acceso al lugar donde se encuentren los residuos peligrosos.
  7. Los espacios de almacenamiento deben contar con una zona de carga y descarga de residuos, que dispongan de material absorbente para recoger derrames accidentales y deben estar cubiertos, como se ha indicado, de la lluvia, el viento, la nieve y el sol.

 

Última actualización el

Mi nombre es Roberto Espinosa. Dispongo de varias páginas webs sobre temas que me gustan. Intento escribir artículos sobre ecología, medio ambiente y energías renovables.

Deja un comentario