Huella Hídrica: [Concepto, Medición, Componentes e Importancia]

Inicio » Ecología » Huella hídrica

¿Qué es la huella hídrica?

Qué es la huella hídricaSe define a la huella hídrica como un indicador medioambiental necesario para calcular el volumen total de agua dulce o potable que se utiliza en la producción de bienes y servicios consumidos por el ser humano.

Se considera una variable muy importante que revela cuánta agua usaremos en la fabricación de un producto determinado, cuyos resultados forman parte del análisis de costes asociados.

El impacto debe medirse a lo largo de toda la cadena de producción, con consumos específicos dentro de cada etapa, no solamente evaluando el uso del agua proveniente de captaciones de fuentes superficiales y subterráneas, tal y como se venía haciendo anteriormente.

La huella hídrica es un indicador que persigue suplir deficiencias de cálculos, porque persigue determinar el nivel de apropiación e impacto sobre los recursos hídricos requeridos en la producción de un bien o servicio a lo largo de toda su cadena de producción, incluido el cálculo de las materias primas usadas.

Su cálculo se establece entonces de forma modular, lo que significa que se calcula sumando las necesidades de uso y consumo de agua en cada etapa productiva, abarcando desde el origen hasta el consumidor final.

Las primeras bases conceptuales que dieron origen a este indicador provienen del profesor Arjen Hoekstra, de la Universidad de Twente en los Países Bajos. De hecho, este catedrático fue quien puso nombre a este importante medidor de sostenibilidad. 

Su uso se ha extendido en el mundo entero, tanto en oficinas públicas como privadas.

¿Cómo se mide la huella hídrica?

Siempre deberá ser medida la huella hídrica en volumen expresado en litros o metros cúbicos, por unidad de producto fabricado o servicio consumido.

¿Cuáles son los componentes de la huella hídrica?

El cálculo consta de tres sumandos que se han identificado según los colores usualmente asignados al agua, que son: 

  1. Huella hídrica verde, que contiene la fracción de huella procedente directamente del agua de lluvia o nieve y que se almacena en el suelo, incluida la que es utilizada en las capas superficiales por todo el reino vegetal, por las plantas que absorben nutrientes.
  2. Huella azul, que se refiere a todo el volumen de agua que se capta de fuentes naturales o artificiales mediante infraestructuras o instalaciones operadas por el ser humano.
  3. Huella gris, que se refiere al volumen de agua contaminada en los procesos y que es necesario diluir para cumplir con todos los parámetros exigidos de acuerdo a la normativa vigente, que involucra al cauce u organismo receptor de los vertidos finales del proceso productivo.

¿Cuál es la importancia de la huella hídrica?

Cuál es la importancia de la huella hídricaLa huella hídrica es un indicador muy importante porque nos hace tomar consciencia plena de su uso en todas nuestras actividades diarias.

Se convierte en un valor referencial que nos habla de cómo estamos usando el agua, pudiendo hacerse correctivos para hacer un uso altamente eficiente de este recurso natural no renovable que cada día se hace más escaso en el planeta por culpa de malas prácticas en industrias, fábricas y el hogar.

Es tan importante que cada país tiene su propia huella hídrica, representado en el volumen total de agua que se emplea para producir bienes y servicios consumidos por todos sus habitantes.

¿Sabías qué...?
Es una herramienta muy importante para la planificación y ejecución de políticas públicas dirigidas a potenciar el desarrollo y corregir desviaciones que impactan al medioambiente, gracias a un manejo inadecuado de este recurso natural no renovable de vital importancia para la vida.

Por ejemplo, Estados Unidos es el país con la mayor huella hídrica del mundo, con un consumo per cápita de 2.500 metros cúbicos al año. En España, se calcula que este indicador alcanza unos 2.325 metros cúbicos al año por persona.

Desde este punto de vista, el concepto de huella hídrica es muy importante para entender que todo somos responsables de su gestión, no solamente gobiernos y Estados, sino colectivos, agentes sociales, instituciones públicas y privadas, así como ciudadanos responsables del uso del agua, conscientes de que como recurso finito que es, tenemos la obligación de hacer un uso racional del mismo en todas nuestras actividades cotidianas.

¿Cómo podemos reducir nuestra huella hídrica?

Cómo podemos reducir nuestra huella hídricaSon muchas las opciones disponibles para reducir nuestro consumo per cápita de agua.

Una serie de medidas sencillas, que, si se masifican hasta convertirse en una cultura de hábitos permanentes, pueden ayudar de forma decidida a restablecer el equilibrio hídrico del planeta, seriamente socavado por los efectos del cambio climático y el calentamiento global.

Veamos entonces algunas medidas de gran eficacia.

  1. Lo primero que debemos tomar en cuenta es lo importante de hacer una revisión periódica de todo el sistema de tuberías de aguas blancas en nuestro hogar, a fin de corregir filtraciones que es una de las peores formas de desperdiciar el líquido, especialmente en sitios como la cocina y el baño.
  2. Es imprescindible corregir el mal hábito de dejar el grifo de agua abierto mientras realizamos otras actividades, o cuando nos aseamos. Nada es más efectivo para desperdiciar agua que dejarla correr en la ducha, mientras nos enjabonamos, práctica donde se pierden cientos de litros de agua al día si este mal hábito lo repiten todos los miembros de una familia.
  3. Igual sucede cuando nos lavamos los dientes: cerrar el grifo mientras haces el correcto cepillado es fundamental para ahorrar agua. Es la forma más estúpida de perder agua. Lo mismo sucede cuando llega la hora de afeitarnos la barba: siempre procura cerrar la llave del grifo mientras aplicas la crema de afeitar.
  4. Si usas bañera, no botes el agua al terminar de asearte, usa esa agua para limpiar los pisos del hogar.
  5. En la cocina, hay que corregir otra desviación típica que sucede a la hora de lavar los platos: solamente debemos mantener la llave abierta cuando necesitamos enjuagar para eliminar el jabón de los utensilios. Se despilfarra mucha agua si incurrimos en la mala praxis de dejar la llave del grifo abierta de principio a fin de esta actividad cotidiana.
  6. Tampoco dejes la llave de agua permanentemente abierta para lavar grutas, verduras y hortalizas recién compradas en el supermercado. Usa el agua lo estrictamente necesario y aplica desinfectantes como el vinagre, que son más efectivos para combatir gérmenes pegados en vegetales.
  7. También debes acostumbrarte a hacer un uso racional de agua en el riego de las plantas del jardín. Almacenar, por ejemplo el agua de lluvia es una excelente opción natural que favorece el sano crecimiento de las pantas. O invertir en un sistema de riego por goteo que nos ayuda a administrar mejor el flujo continuo de agua en el jardín, evitando desperdiciarla.
  8. Es prudente también almacenar el agua en un tobo para lavar el automóvil, en vez de utilizar la manguera porque de esta forma evitamos derrochar mucha agua. Úsala solamente para la acción final de lavado.
  9. Si tienes la posibilidad, cambia los electrodomésticos tradicionales por aquellos etiquetados A +, A++ y A+++, porque estos contribuyen a un ahorro de hasta el 50% de consumo de agua.
  10. Lo mejor es instalar grifería electrónica o termostática en el hogar, con reductores del caudal de los grifos, que ayudan a racionalizar el consumo de agua con apoyo en la tecnología. 

¿Ha sido útil esta publicación?

Deja un comentario