Agricultura ecológica: ¿Cuestión de unos pocos o de muchos?

Inicio » Agricultura ecológica: ¿Cuestión de unos pocos o de muchos?

En un mundo globalizado donde todo se acelera y el dinero es el rey, las crisis sanitarias y las catástrofes naturales amenazan constantemente a nuestras sociedades.

Desde hace muchos años, personas de todo el mundo abogan por un modo de vida más respetuoso con el medio ambiente.

Como nos recuerdan algunos libros y documentales quizás debamos de repensar hacia dónde nos dirigimos. Nuestra forma de consumir debe ser más sostenible y responsable. Por ejemplo, en los últimos diez años aproximadamente, el mercado ecológico ha experimentado un gran auge en España y en muchos otros países occidentales.

Nunca se ha fomentado tanto la compra local y el consumo de frutas y verduras de temporada.

¿Pero qué pasa con la agricultura ecológica? ¿Por qué puede ser una buena o mala decisión optar por lo ecológico?

¡Averigüémoslo juntos!

Agricultura ecológica: definición, historia y principios

Agricultura

Como señala la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, es un sistema que hace hincapié en la gestión de los ecosistemas más que en el uso de insumos agrícolas externos.

De hecho, la agricultura ecológica es un método de producción equilibrado que respeta a las personas y a la tierra.

Se contrapone a la agricultura convencional y prohíbe el uso de productos químicos de síntesis como fertilizantes, OMG (Organismos Genéticamente Modificados), pesticidas, insecticidas y antibióticos.

La agricultura ecológica se inscribe en un enfoque global de la explotación y el medio ambiente, así como en una lógica de desarrollo virtuoso y sostenible.

Un siglo de investigación ecológica

El interés por la agricultura biodinámica y ecológica comenzó en Europa en la década de 1920. De hecho, muchas fuentes destacan los trabajos de investigación del filósofo alemán Rudolph Steiner (1861-1925), del agrónomo y botánico inglés Albert Howard (1873-1947) y del médico alemán Hans-Peter Rusch (1906-1977).

En 1948, el francés Henri Charles Geffroy abrió la primera tienda de alimentos ecológicos llamada “La Vie Claire”. Respondía a una demanda emergente de productos saludables y naturales. N

No fue hasta finales del siglo XX que algunos poderes públicos reconocieron oficialmente: “una agricultura que no utiliza productos químicos de síntesis”

El movimiento ecológico continuó en 1991 con la adopción de nuevos reglamentos a nivel europeo. Pero antes de hablar de los beneficios de la agricultura ecológica con más detalle, parece importante examinar sus cuatro principios básicos.

Cuatro principios fundamentales de la agricultura ecológica que no pueden separarse

La agricultura ecológica se considera moderna, innovadora y en constante evolución. Es un método de producción sostenible que respeta los organismos vivos y los ciclos. Estos son los cuatro principios fundamentales de la agricultura ecológica identificados por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.

1) El principio de la salud

La agricultura ecológica debe preservar la salud de las personas, los animales, la tierra y el suelo como un todo unido, virtuoso e indivisible. La primera condición es, obviamente, la no utilización de pesticidas y otros fertilizantes químicos.

La gestión del suelo está pensada a largo plazo, especialmente mediante la rotación de cultivos. Puede utilizar abono natural (compost) y orgánico.

2) El principio de la ecología

Lógicamente, la agricultura ecológica forma parte de un enfoque ecológico equilibrado y armonioso entre los individuos y el medio ambiente.

Se trata de respetar los ciclos de la naturaleza. De este modo, fomenta la conservación y el uso de las especies locales, ya sean animales o vegetales. Además de formar parte de un circuito corto y estacional, debe ser, por supuesto, no contaminante.

3) El principio de equidad

Este principio se basa en una relación de respeto, integridad y equidad entre todos los actores de la cadena de la agricultura ecológica.

Tanto los animales como las personas deben poder vivir con dignidad y en condiciones respetuosas. Esto implica que las relaciones comerciales entre las partes son justas. Los recursos naturales y medioambientales deben gestionarse de forma justa, teniendo en cuenta las necesidades de las generaciones futuras.

4) El principio de precaución

Este principio se basa en la experiencia humana, la sabiduría y los conocimientos tradicionales.

La ciencia es necesaria, pero no puede resolver los riesgos asociados, por ejemplo, a la ingeniería genética (OMG). Por tanto, la agricultura ecológica debe gestionarse de forma cuidadosa y responsable y siempre en favor del bienestar de las generaciones presentes y futuras.

Etiquetas ecológicas: la garantía de productos controlados

Todos los productos ecológicos están claramente identificados, etiquetados y controlados. Deben cumplir normas estrictas antes de poder comercializarse.

Esta es una marca exclusiva. Por parte del consumidor, permite al comprador identificar los productos que son 100% ecológicos o que contienen al menos un 95% de productos agrícolas ecológicos, especialmente en el caso de los productos transformados.

Logotipo de la agricultura ecológica

El 1 de julio de 2010 pasó a ser obligatorio en todos los productos alimentarios pre envasados de la Unión Europea y es opcional para los productos importados.

Además, se pueden utilizar logotipos privados. Ambos logotipos certifican un nivel de calidad, así como un método de producción y transformación que respeta el medio ambiente, la biodiversidad y el bienestar de los animales.

Razones para elegir lo ecológico

Además de la garantía de productos de calidad y controlados, el fomento de la agricultura ecológica tiene muchos aspectos positivos.

Productos 100% naturales y auténticos

Los productos ecológicos están libres de insumos químicos y son reconocidos por sus cualidades nutricionales.

A diferencia de los productos no ecológicos, no contienen ningún colorante o aromatizante químico sintético, lo que hace que su sabor sea mucho mejor. En la agricultura ecológica, las vitaminas, los minerales, los tratamientos ionizantes y los antioxidantes están prohibidos.

Al elegir la agricultura ecológica, está eligiendo comer productos locales, de temporada y sabrosos.

Un método de producción seguro

Como se ha mencionado anteriormente con las etiquetas, el sector ecológico está estrictamente regulado y supervisado. Todos los operadores, ya sean productores, transformadores, distribuidores o importadores, son controlados al menos una vez al año por organismos independientes y certificados;

Respeto por la tierra y la gente

La elección de la agricultura ecológica está en el centro del desarrollo sostenible.

Optar por la agricultura ecológica significa tener en cuenta a quienes nos alimentan y respetar a los agricultores que con demasiada frecuencia están expuestos a los productos químicos de la agricultura tradicional. Favorecer la agricultura ecológica significa reconocer la fragilidad de los seres vivos y elegir el respeto a la tierra;

El respeto por el bienestar de los animales

Favorecer la agricultura ecológica significa también defender la causa animal favoreciendo prácticas respetuosas.

En efecto, los animales seleccionados deben tener acceso a un corral exterior y su número es limitado. Su espacio vital debe ser sano, seguro y garantizar una superficie mínima. El sufrimiento de los animales debe reducirse al mínimo. También están prohibidos los tratamientos hormonales, la clonación y la transferencia de embriones;

Una ganancia para la economía

En 2020 y 2021 la agricultura ecológica nunca ha tenido un impacto tan importante en la economía y se ha demostrado fundamental a la hora de abastecer de alimentos de proximidad en la mayor parte de las zonas donde se practica.

mercado de verduras ecológicas

Los límites de la agricultura ecológica

Los beneficios de la agricultura ecológica son numerosos, y así lo han demostrado innumerables estudios. Sin embargo, parece importante mencionar algunas desventajas, a saber

  1. La existencia de posibles fraudes. Según informes recientes, existen verdaderos centros de tráfico de productos ecológicos falsos en algunos países. Se dice que el fraude es elevado. Ni que decir tiene que esto pone en tela de juicio todo un sistema que se supone altamente regulado. Por tanto, hay que temer por la salud de los consumidores;
  2. La imposibilidad de realizar controles estrictos. La etiqueta ecológica garantizaría la forma en que se ha producido el producto y no el producto en sí. Esto sugiere que, de hecho, sería difícil distinguir un producto ecológico de un producto producido convencionalmente. Algunas personas hablan de lo fácil que es poner una etiqueta de ecológico a un producto que en realidad se produce de forma convencional;
  3. Productos ecológicos del otro lado del mundo. Víctimas de su propio éxito, los productos ecológicos llegan a veces a las tiendas en cantidades muy grandes y desde destinos lejanos. Este modelo va en contra de los propios principios de la agricultura ecológica, a saber: respetar el medio ambiente, consumir localmente y en temporada;
  4. Precios elevados o a veces dudosos. Según algunos estudios, los elevados precios de los productos ecológicos son un verdadero obstáculo para la compra. Por otro lado, algunos productos ecológicos son sorprendentemente baratos. En este último caso, las condiciones de trabajo son cuestionables. No obstante mucho productores ecológicos han aprendido a vender directamente su cosecha, con lo que han conseguido reducir notablemente sus precios, aquí os mostramos un ejemplo destacado de ello.

A pesar de las críticas, los alimentos ecológicos parecen haberse impuesto y el número de personas que los han adoptado, así como las ventas, siguen aumentando. Por otro lado, como en cualquier lógica de mercado, a veces hay abusos y escándalos que hay que temer. Y tú: ¿qué opinas? ¿Cuál es su relación con los alimentos ecológicos? ¿Has cambiado tus hábitos de consumo?

 

¿Ha sido útil esta publicación?

Mi nombre es Roberto Espinosa. Dispongo de varias páginas webs sobre temas que me gustan. Intento escribir artículos sobre ecología, medioambiente y energías renovables.