Biodiversidad Marina: [Concepto, Ubicación, Organismos, Beneficios y Preservación]

Inicio » Biodiversidad » Biodiversidad marina

¿Qué es la biodiversidad marina?

Qué es la biodiversidad marinaLa biodiversidad marina se define como una variedad inmensa de seres vivos microscópicos y macroscópicos que habitan en los mares y océanos del planeta.

Alude también a la grandiosa diversidad genética de las especies, que posibilita múltiples y maravillosas formas de vida.

El término biodiversidad, según acuña el Convenio Internacional sobre la Diversidad Biológica, engloba toda la diversidad de especies, de seres vivos que han ido poblando la Tierra en su devenir evolutivo desde hace millones de años, de acuerdo a procesos naturales y a la creciente intervención del hombre.

Cuando hablamos de biodiversidad marina nos referimos entonces a toda la flora y fauna que conforman los ecosistemas conformados a lo largo de unos cuatro mil millones de años de evolución de la Tierra, la cual comenzó en los mares.

¿Dónde se encuentra el ecosistema marino?

Dónde se encuentra el ecosistema marinoEl mundo marino está formado por ecosistemas de una variada cantidad de especies vegetales y animales que interactúan de forma armónica en ambientes muy elevados en contenido de sal en el agua.

Estos ecosistemas cubren un 70 % de la superficie planetaria, mayoritariamente compuesta de agua.

Un ecosistema marino, por tanto, dista mucho de parecerse a los ecosistemas terrestres. Tienen una diversidad biológica diferente, en estructura y funcionamiento.

¿Cuáles son los organismos marinos?

Cuáles son los organismos marinosEn el medio marino, la elevada densidad que tiene el agua salada garantiza la denominada vida en suspensión, que discurre con un bajo gasto energético.

Y es que el agua posee una capacidad mucho mayor de absorción de energía, característica que le concede mayor estabilidad que el medio terrestre, porque la temperatura se mantiene constante, al punto de que mares y océanos de la Tierra son responsables del sostenimiento de la temperatura global, porque controlan el clima de la superficie terrestre a nivel de las costas.

Además, el agua de mar es mucho más densa que el aire, nada más y nada menos que 830 veces, y la gravedad afecta de forma diferente a los organismos marinos.

Esto permite la abundancia de organismos vivos fascinantes como el plancton y necton y posibilita que muchas formas de vida se desarrollen en esa enorme masa de agua que ocupa el 70% de la superficie planetaria.

El plancton agrupa a todos los organismos acuáticos que, aunque no son capaces de nadar, se movilizan gracias al capricho de las corrientes acuáticas. La palabra plancton procede de la voz griega que significa “errante” o “vagabundo”.

¿Sabías qué...?
Estos organismos imperceptibles a simple vista por el ojo humano, comparten su vida pelágica (están siempre cerca de la superficie) con el necton, que integra a todos aquellos organismos capaces de nadar y de oponerse a las corrientes marinas como peces, tortugas, cetáceos, cefalópodos, entre otros.

También el agua transporta gran cantidad de alimento, en forma de partículas orgánicas y miles de nutrientes disueltos que han permitido, además, que muchos animales marinos pasen su vida incluso pegados al sustrato, lo que se conoce como vida sésil.

Sin embargo, la población mayoritaria de seres vivos se mantiene en las capas más superficiales de mares y océanos, por encima de los 1.000 metros, donde se concentra la mayor parte de la biomasa marina.

En los ecosistemas marinos también abundan animales sésiles como esponjas, briozoos, ascidiáceos, foronídeos y endoproctos. Hay otros llamados cnidarios, que tienen algunas especies de vida libre, pero en su mayoría también son sésiles.

De igual manera, existen grupos de animales móviles como moluscos y anélidos, con muchas especies capaces de vivir en forma permanente, literalmente pegadas al sustrato porque se alimentan por filtración. 

En realidad, muchas especies son bentónicas, es decir, que viven asociadas al fondo marino y una numerosa población, estimada en un 70% posee una o más etapas larvarias planctónicas.

Esto les permite tener una notable capacidad de dispersión que depende en buena medida del período que transcurren estos organismos o seres vivos en el plancton. 

¿Cuál es el porcentaje de vida marina en el planeta Tierra?

Cuál es el porcentaje de vida marina en el planeta TierraTodos los organismos marinos contribuyen a la producción de gran parte del oxígeno que respiramos e inclusive algunos son decisivos en la creación de nuevos territorios.

Las costas igualmente surgen, dependen y son protegidas por la vida marina. ¿Pero cuántas especies viven en los mares y océanos del mundo?

Dar una cifra exacta es poco menos que imposible, pero la comunidad científica calcula en casi un millón de especies las que viven en los océanos del planeta, tras miles de millones de años de evolución.

Algunas investigaciones muy bien documentadas ofrecen una data que registra alrededor de 972 mil especies de organismos eucariotas identificados plenamente.

En 2010, se difundió en Londres el mayor Censo Marino registrado hasta ahora en el planeta, donde participaron 2.600 científicos pertenecientes a 80 países, donde se cubrieron desde las aguas más frías hasta las más calientes del globo terráqueo.

Costó 650 millones de dólares. Fue iniciado por los científicos Fred Grassle de la Universidad de Rutgers, de Nueva Jersey, junto a Jesse Ausubel de la Fundación Alfred P. Sloan, de Nueva York.

Durante 10 años de duración del estudio, los científicos pudieron seguir el rastro de muchísimas criaturas marinas, siguiendo sus hábitos de migración, poblaciones y mecanismos de reproducción. 

Se descubrieron grandes moluscos y bacterias hasta ahora desconocidas, pero también un verdadero parque de esturiones sólo en el océano Pacífico, el más grande reservorio marino del planeta.

En este estudio se calculó que existen alrededor de un millón de especies marinas, aunque solamente unas 250.000 han sido descritas por la literatura científica.

Biodiversidad marinaAdemás, la comunidad científica cree que hay alrededor de mil millones de microbios marinos y se recolectó valiosa información acerca de 16.764 especies de peces que no habían sido descubiertos antes, así como otras 5.000 especies que ni siquiera se habían visto antes.

Existen alrededor de 28 millones de observaciones marinas de más de 120.000 especies recabadas en el Censo a lo largo de los últimos siglos, lo que permitió la creación del Sistema de Información Biogeográfico del Océano (OBIS).

Pero aún falta mucho, porque solamente se conoce alrededor de un 10% de la diversidad marina de las aguas europeas, aunque sí se han estudiado el 75% de las especies que viven en el mar Mediterráneo y el 80% de los mares que rodea al continente australiano.

Otro cálculo de orden científico fue hecho con participación de unos 270 taxónomos, expertos en la clasificación de especies auspiciados por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) que fueron publicados en la revista Current Biology.

Hay estimaciones que señalan especies marinas cuantificadas en unas 540.000, pudiendo variar esa cifra entre 320.000 a 760.000, aun cuando la comunidad científica reconoce alrededor de una tercera parte de todas las especies que viven en los océanos de la Tierra.

Por eso, según se desprende del estudio que ha logrado aglutinar el mayor número de taxónomos hasta ahora reunidos, considera que las especies marinas rondan un universo estimado entre 704.000 a 972.000. 

Pero de ese universo estimado, solamente en la actualidad se han podido clasificar con nombre y descripción correcta unas 230.000 especies, donde se cuentan alrededor de 1.217 nombres distintos del orden de los cetáceos, donde se incluyen ballenas y delfines, entre otros, con tan solo 87 especies. 

La mayoría corresponde a especies de animales.

¿Cuál es el océano más rico en especies?

La comunidad científica también ha logrado establecer que las aguas más ricas en vida marina se hallan alrededor de Australia y Japón, pero la población más numerosa corresponde a la de crustáceos, los cuales conforman una quinta parte de toda la vida marina.

Esta información ha sido también confirmada por el Censo Marino difundido en el año 2010.

¿Cuáles son los beneficios del ecosistema marino?

Cuáles son los beneficios del ecosistema marinoUno de los beneficios fundamentales para la vida sobre la Tierra, proviene precisamente de los mares y océanos, porque de estas aguas emerge la mitad del oxígeno necesario para respirar de todo ser vivo, pero también nos proveen de muchos alimentos.

Otra función vital de los mares consiste en regular el clima del mundo entero.

Y es una fuente segura de biodiversidad planetaria, garante de bienestar y equilibrio en la biosfera, por lo que se asegura la supervivencia de los seres vivos, especialmente el ser humano, quien aprovecha toda la potencialidad de la variedad de especies que dominan los espacios marinos, al igual que los terrestres.

¿Cuáles son las causas y consecuencias de la pérdida de biodiversidad marina en el mundo?

Cuáles son las causas y consecuencias de la pérdida de biodiversidad marina en el mundoUno de los impactos más nefastos del Cambio climático causado por las actividades industriales y agrícolas que desarrolla el ser humano, incide directamente sobre el hábitat marino del planeta, ocasionado por la acidificación de los océanos a consecuencia de vertidos de residuos nitrogenados y sedimentos.

El hombre, lamentablemente, también figura como el principal agente destructor del medio marino.

Esto, evidentemente, ha vulnerado la grandiosa biodiversidad marina. Veamos algunas de las causas más importantes asociadas a este fenómeno que pone en peligro la vida misma del planeta.

  1. Sobreexplotación de los recursos naturales que proveen los mares y océanos.
  2. Contaminación de los cuerpos de agua salada, derivado de actividades industriales a gran escala.
  3. Pérdida, fragmentación o cambio del hábitat.
  4. Introducción de especies invasoras o exóticas en ecosistemas naturales.
  5. Cambio climático.

Consecuencias

Cuáles son las causas y consecuencias de la pérdida de biodiversidad marina en el mundo - ConsecuenciasSegún se desprende del listado sobre especies amenazadas que publica, año tras año, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) se hallan bajo amenaza un 17% de las especies marinas como rayas, tiburones y quimeras, analizadas en un universo de 3.000 variedades.

Asimismo, la sobrepesca de mero alcanza un 13% y 6 tipos de especies de tortugas marinas amenazadas porque sus huevos desaparecen, por culpa de la alteración del hábitat, capturas accidentales y específicas y la depredación.

Otro gran daño de alto impacto están sufriendo los corales, porque más de una cuarta parte de los arrecifes de coral están amenazados, es decir, alrededor de 845 especies distintas, por culpa de la acidificación de las aguas y el aumento de las temperaturas marinas, así como la enorme presión antrópica que ejercen los desarrollos urbanísticos en las regiones costeras, que producen extracción del coral, contaminación severa por descargas ilegales de residuos y la sedimentación. 

Otras especies gravemente vulneradas por la actuación irresponsable del hombre, incluida la caza de cetáceos, está acabando con mamíferos marinos como las ballenas, delfines, marsopas, leones marinos, focas, nutrias, dugongos, manatíes y el emblemático oso polar.

En este grupo se ha cuantificado que un 25% de las especies está bajo amenaza de muerte, de extinción total, gracias a factores tales como:

El cambio climático y sus efectos sobre las aguas marinas

El cambio climático y sus efectos sobre las aguas marinasLa caza intensiva emprendida por el hombre y enredo de los aparejos durante actividades de pesca. Contaminación de las aguas y de tipo acústica, así como pérdida de la zona litoral

Reducción de los alimentos disponibles para las distintas especies marinas. Pérdida del hábitat natural, de estos maravillosos animales marinos, tal y como está ocurriendo con los osos polares, por culpa del derretimiento de los polos causado por el calentamiento global derivado del cambio climático.

Aún hay tiempo de afrontar nuestra responsabilidad en el desastre ecológico marino y terrestre generado gracias a actividades altamente contaminantes desarrolladas por el hombre alrededor del mundo, especialmente el industrializado. 

El mar es una de las principales fuentes de producción de oxígeno para el planeta, alimentos, medicinas, materias primas, energía renovable y hasta combustibles y sistemas de bioquímica. Lamentablemente, apenas el 0,1 % de los mares del mundo, se encuentran bajo área protegida. Solo el 0,1% del mar se encuentra en un área protegida.

Cada vez son más grandes las evidencias de la pérdida acelerada de biodiversidad de las especies que viven en la Tierra, especialmente durante el siglo XX, con una tasa aproximada de 200 extintas por día, un exabrupto criminal que supera con creces cualquier otro momento del devenir histórico de la humanidad. 

¿Qué debemos hacer para cuidar el mar y la vida marina?

Son varias las acciones decisivas que podemos emprender para reducir nuestra huella individual de carbono, medidas en verdad simples que ayudarían enormemente a combatir los efectos del cambio climático sobre los ecosistemas marinos y terrestres del planeta, si se practican consuetudinariamente.

Los siguientes tips son efectivos, más aún si se adoptan con devoción religiosa. Veamos.

  1. Reducir tu propia huella de carbono con el ahorro energético. 
  2. Trata de reducir el uso del automóvil. Cada vez que puedas, cumple con  tus diligencias personales pedaleando sobre  tu bicicleta. Así contribuirás a la reducción de los efectos perversos del cambio climático sobre los océanos. Mejor aún, si puedes adquiere un automóvil eléctrico, pero también racionaliza su uso para los trayectos largos.
  3. Usa bombillas ahorradoras con tecnología LED en casa, usa las escaleras y no los elevadores y no dejes los equipos electrónicos en modo stand by porque igual consumen energía.
  4. Limita el consumo de alimentos provenientes del mar
  5. La comida marina definitivamente hay que reducirla. Muchas poblaciones mundiales de peces han mermado por culpa de prácticas de pesca no sustentables y porque también el hombre ha logrado que pierdan su hábitat natural.
  6. No compres especies en peligro de extinción o sobreexplotadas. Es preferible decidirse por otro tipo de comida saludable, verde. 
  7. Las poblaciones mundiales de peces se han reducido debido a la demanda, pérdida de hábitat y prácticas de pesca no sustentables. 
  8. Aunque sería muchísimo mejor presionar a los gobiernos para la adopción de medidas de prohibición de consumo masivo de especies en peligro de extinción, por algo hay que empezar. Así que asume tú esta iniciativa e invita a todos tus familiares y amistades a actuar igual. 
  9. Di no al consumo de plásticos .El plástico es uno de los peores enemigos de los océanos. Muchos envases y potes plásticos de múltiples productos de consumo masivo, van a parar a los mares del mundo, con un tremendo impacto en el hábitat marino, porque muchas especies terminan atrapadas, envenenadas y extintas por culpa de semejante desatino.
  10. Elimina tu impacto individual tan sólo con dejar de consumir productos empacados o envasados en potes plásticos. Utiliza mejor marcas comerciales con presentaciones en frascos de vidrio, guarda la comida en envases reusables o no desechables, usa bolsas ecológicas o de tela y recicla todo cuanto puedas en tu hogar. Es la mejor manera de reducir tu propia huella de carbono.
  11. Protege las playas y sé un activista en la defensa de los mares.
  12. Participa en iniciativas grupales o comunitarias donde se generen respuestas frente al problema de la contaminación en las playas por la acumulación de basura generada por los bañistas.
  13. No te conviertas en uno de esos, cuando disfrutes de un soleado día playero, recoge todos tus desechos y no se te ocurra intervenir el hábitat apropiándote de rocas o corales en estado natural. Déjalas mejor en el mismo lugar donde están. Nada será mejor que respetar el entorno marino.
  14. Productos hechos con recursos marinos. Nada peor que adquirir prendas o adornos producidos a base de materiales provenientes del hábitat marino, como por ejemplo, joyería a base de corales, o peor aún, artículos provenientes de tortugas y productos hechos con especies de tiburones.
  15. Di no a los Acuarios. Trata por todos los medios de no criar peces de agua salada en acuarios. Tampoco es prudente liberarlos en el océano porque puede tratarse de especies no nativas que pueden ser perjudiciales para el ecosistema local.
  16. Activismo ambientalista. Otra forma de cooperar activamente con la protección del medio marino, es con el fomento y participación en organizaciones ambientalistas que protegen las playas, todo el hábitat oceánico. Inscríbete en alguna de estas ONGs entusiasma a tus amigos y familiares a hacer lo mismo, en pro del medioambiente marino.
  17. Y si no tienes tiempo de hacer activismo, entonces brinda una pequeña ayuda financiera a organizaciones reconocidas a nivel mundial.
  18.  Navega con responsabilidad oceánica. Si te gustan las actividades marinas al aire libre, como practicar surf, windsurf, velerismo y otros deportes como el submarinismo, entre otros, por favor jamás se te ocurra lanzar desperdicios a las aguas y respeta a las especies marinas que tienes el privilegio de contemplar.
  19. Del mismo modo, si navegas en embarcaciones deportivas o turísticas, trata de evitar el impacto ambiental por derrame de combustibles o basura. Se prudente y muy consciente.
  20. Educación marina. Aprovecha las visitas y vacaciones playeras para  sembrar en tus hijos y demás familiares una responsabilidad ambiental superior en torno a la importancia suprema de los mares y océanos del mundo para la vida planetaria.
  21. Investiga con tus hijos todo cuanto puedas sobre los beneficios que producen los océanos del mundo para el equilibrio planetario. Te fascinará todo cuanto vas a descubrir del mundo marino.

¿Ha sido útil esta publicación?

Deja un comentario