Energía Basal o Metabolismo Basal: ¿Qué es y Cómo funciona?

 

¿Qué es la energía basal?

La energía basal es el total de calorías que necesita el organismo para mantener su metabolismo basal, que no es más que el conjunto de actividades indispensables que ejecuta el organismo, a fin de mantener un correcto funcionamiento del cuerpo humano.

Está relacionado con la energía del cuerpo.

De allí que se le considere a  la energía basal como la energía mínima que el organismo requiere  para que todas las funciones metabólicas de las células del organismo  trabajen con normalidad, tales como: latidos del corazón, actividad pulmonar y respiración,  formación de hormonas y jugos corporales, recambio celular,  sostenimiento de la temperatura corporal, entre otros.

Para el caso de los niños, se debe añadir el coste energético asociado al crecimiento.

Sabías qué...
El metabolismo celular consume la mayor parte de la energía basal. Se calcula que un 50%.

También la síntesis molecular o de proteínas, consume otro tanto que se ubica en un 40 %, así como el trabajo desempeñado por los músculos involuntarios, el corazón, movimientos intestinales y del diafragma en el proceso respiratorio, entre otros.

Por eso los alimentos son considerados la gasolina del organismo, porque con ellos la energía y el metabolismo basal reciben las calorías necesarias para funcionar.

Cuando se habla de metabolismo basal se entiende que es la suma de las actividades de todas las células del cuerpo.

En otras palabras, es el gasto energético diario que un cuerpo  requiere para que funcione, incluidas las actividades físicas extraordinarias que se ejecuten. 

En nutrición, el gasto energético se refiere a la forma en que el cuerpo usa la energía almacenada en los enlaces químicos de los nutrientes. Por eso se habla de requerimientos energéticos como medida de la energía que los alimentos deben proporcionar para realizar diversas actividades orgánicas.

Lo ideal es que exista un balance energético, entre lo que se necesita y lo que se consume.

¿Qué beneficios tiene la energía basal?

  • El primer gran beneficio de la energía basal es que garantiza la subsistencia de todas las células del organismo y, por ende, es indispensable para la vida.
  • Apoya al metabolismo basal a mantener funciones vitales del organismo, porque esta energía mínima es usada en las reacciones químicas intracelulares necesarias para las funciones metabólicas esenciales, como la respiración.

Los principales factores que influyen en el metabolismo basal son:

Edad y etapa de crecimiento

metabolismo basal o energía basalEl metabolismo basal es mayor en edades tempranas, debido sobre todo  al mayor gasto energético en el crecimiento de órganos y tejidos.  Aumenta desde el nacimiento hasta la pubertad, influido también por el aumento del tamaño corporal y la tasa de crecimiento.

Pero desde la edad adulta hasta la vejez, disminuye o se desacelera.

Peso y complexión corporal

Existirá una mayor  tasa metabólica basal,  cuando el peso y  tamaño corporal son grandes.  

Esto ocurre porque se pierde más calor, si hay una mayor superficie corporal y la necesidad energética de mantener la masa muscular magra en reposo. Esto ocurre con mayor velocidad en hombre, dada su contextura física natural, con un estimado superior de hasta un 20 5 más de músculos que las mujeres.

Estado de salud

energía basal conceptoCuando una enfermedad hace su aparición la tasa metabólica se altera, se acelera hasta un 7 por ciento por cada grado de temperatura superior a los 37 ºC.

Factores hormonales

 Los niveles de lagunas hormonas igualmente afectan la tasa metabólica basal,  especialmente la tiroxina (producida en el tiroides) y la norepinefrina (hormona y neurotransmisor). A mayores niveles de tiroxina y norepinefrina, mayor tasa metabólica basal.

Factores ambientales

A mayor temperatura mayor tasa metabólica basal.

¿Qué afecta a la energía y el metabolismo basal?

  1. Como el ser humano es homeotermo, tiene una temperatura corporal constante. Para conseguirlo, emplea la mayor parte de la energía basal que consume, a fin de no perderla. En los climas fríos el metabolismo basal es más alto y en los cálidos o tropicales, tiende a ser menor.
  2. La temperatura externa también influye, por lo que existen factores ambientales que ocasionan un mayor consumo energético.
  3. A mayor edad, la tasa metabólica disminuye, afectada también por la progresiva pérdida de masa corporal. Se recomienda mayor ingesta de proteínas y suplementos nutricionales que ayuden a recuperar musculatura para recuperar energías.
  4. La aparición de enfermedades, así como el consumo de bebidas y alimentos de baja calidad nutricional, pueden igualmente afectar al metabolismo. Igual ocurre con el stress, que afecta el desempeño metabólico.
  5. Hay otros factores INDIVIDUALES que afectan, como las hormonas, la edad, sexo y composición corporal. Por ejemplo, la parte del cuerpo que consume más energía es la masa muscular, siendo ésta mayor en el hombre, en un porcentaje aproximado de un 20 por ciento, en comparación con las mujeres.

¿Cómo se produce la energía basal?

Todo se inicia con el proceso de alimentación.

Composición de los alimentos

Primero que todo veamos qué son  al mayor gasto energético en el crecimiento de órganos y tejidos. 

Los alimentos son sustancias no venenosas, integrados por componentes que pueden ingerirse, absorberse y utilizarse por el organismo para mantenerlo y desarrollarlo.

Químicamente hablando,  tienen la siguiente composición: 

  1. Hidratos de carbono o sus constituyentes.
  2. Grasas o sus constituyentes.
  3. Proteínas o sus constituyentes.
  4. Proteínas o sus constituyentes.
  5. Vitaminas o precursores con los que el organismo puede elaborarlas.
  6. Sales minerales.
  7. Agua.

Proceso

  1. Cuando los nutrientes entran a las células, se produce la oxidación de las  moléculas de los alimentos, hasta producir dióxido de carbono, que se exhala en la respiración. Este proceso se conoce con el nombre de respiración celular y se emplea oxígeno y se produce una molécula llamada ATP, que es una especie de almacén de energía.
  2. Todo esto ocurre en las mitocondrias, ubicadas dentro de las células que se convierten en verdaderas centrales de producción de energía.
  3. Las mitocondrias además tienen en su interior, cadenas de transporte de electrones, que logran pasarse energía unas a otras, desde las moléculas de alimento hasta el oxígeno. Debido a este proceso, obtiene la molécula  ATP para que sea usada donde se requiera.
  4. Pero es bueno entender que las células trabajan de un modo distinto, en función del origen de las calorías, que pueden ser de proteína o azúcar y grasa.
  5. Los azúcares se degradan por efecto de la glucólisis primero y después por el llamado ciclo de Krebs. La beta-oxidación degrada a los ácidos grasos y las proteínas o aminoácidos atienden varias rutas, para alcanzar después también el ciclo de Krebs.

¿Pero en qué se emplea o gasta la energía basal?

Se utiliza en tres grandes procesos fundamentales para la vida: el metabolismo basal, donde se ejecutan una serie de procesos destinados a mantener al cuerpo vivo, con sus órganos activos ejerciendo sus actividades en forma continua. Se ralentiza a medida que avanzamos en edad y otros factores como el sexo, peso y altura, también influyen.

Las áreas del organismo que más queman energía son los músculos “magros”. O masa muscular y las vísceras.

La parte grasa del cuerpo consume menos energía.

El segundo gran proceso que se deriva, es la propia digestión de los alimentos que consumimos. También se gasta energía en el acto de digerir y asimilar la comida.

Sabías qué...
Las proteínas, por cierto, son las que gastan mayor cantidad de energía cuando se asimilan los nutrientes.

Y el tercer gran proceso donde se gasta o consume energía, se produce cuando realizamos cualquier tipo de actividad física, incluido el ejercicio deportivo.

Dicho de una forma más resumida, tenemos que el gasto diario ocurre en los siguientes porcentajes:

  • Metabolismo basal: se lleva un 60 por ciento del gasto energético.
  • Efecto térmico de los alimentos: consiste en masticar, absorber y transportar los nutrientes. Consume alrededor de un 10 por ciento del gasto energético.
  • La actividad física: el ejercicio o la práctica deportiva, consume entre 15 a 30 por ciento.

No todo el mundo aprovecha las calorías de la misma forma. Claro que no.

Hay personas que son capaces de extraer o aprovechar más energías de los alimentos que otras. Expertos en nutrición aseguran que esto ocurre a  consecuencia de la configuración de la flora intestinal y  a factores genéticos.

Cuando reaparece la sensación de hambre, puede decirse que hemos alcanzado el tope de consumo o almacenamiento energético, que oscila entre cada  3 a  4 o 5 horas.

¿En qué unidades se mide?

El metabolismo basal siempre debe medirse  tras un reposo total del cuerpo, en un lugar de una temperatura no superior a los 20  °C.

Es importante que la medición se haga en ayunas, sin ingesta de comidas por unas 12 horas previas,  o más.

Se calcula en kilocalorías/día y dependerá del sexo, la estatura y el peso.

Ecuación para calcular el metabolismo basal

Puede usarse esta ecuación para calcularla:

  • Hombre: (10 x peso en kg) + (6.25 × altura en cm) – (5 × edad en años) + 5
  • Mujer: (10 x peso en kg) + (6.25 × altura en cm) – (5 × edad en años) – 161

La tasa metabólica basal o TBM es  la encargada de proporcionar la energía para que se sostenga la temperatura corporal,  latidos del corazón, así como el funcionamiento en general de los órganos y la química del cuerpo.

Con este cálculo, podemos saber cuál es la cantidad ideal de calorías que necesitamos ingerir a través de los alimentos, para mantener un peso razonable.

¿Cómo se almacena la energía basal?

Si una persona no quema suficientes calorías, inevitablemente las almacenará como grasa.

Sabías qué...
Varios estudios serios han determinado la relación existente entre la acumulación de grasa y actividades que no hacen parte del ejercicio (identificado como NEAT, en sus siglas en inglés) en personas obesas y delgadas, comprobándose en un grupo de 20 personas (10 con sobrepeso y 10 delgadas) que las obesas suelen pasar muchas horas en reposo o sentadas, y las otras no.

Una persona con sobrepeso que incremente su actividad diaria (NEAT) tendrán un gasto adicional de unas 350 calorías diarias, que le ayudará a perder peso y conseguir un equilibrio energético.

¿Qué necesitamos para producirla?

qué es la energía basal o metabolismo basalEl cuerpo humano es una perfecta máquina térmica capaz de convertir la energía química de los alientos en energía mecánica que permite el desplazamiento, con una gran producción de energía térmica en este proceso.

Lo primero que necesitamos es consumir alimentos ricos en nutrientes, a fin de mantener el cuerpo cargado de gasolina para movernos y para garantizar su perfecto funcionamiento.

Como hemos venido explicando,  el metabolismo se divide en dos grandes tipos de procesos:  anabolismo, donde se producen sustancias y moléculas, consumiendo energía; y catabolismo, que produce energía a partir de moléculas, como el azúcar.

Cada uno de estos procesos es una maravillosa e  increíble sucesión de reacciones químicas  con intercambio de moléculas, que permiten que todo el organismo funcione muy bien.

¿Es un tipo de energía eficiente?

El metabolismo basal es muy eficiente porque garantiza la vida de los organismos a partir de procesos muy complejos que, como ya hemos dicho, garantizan la vida de los organismos y seres humanos desde la ingesta de alimentos para surtir al metabolismo de la energía necesaria para poder vivir.

Un poco de historia sobre el metabolismo basal

Entendido como la energía mínima que requiere un organismo para mantenerse vivo, el metabolismo basal,  está claro que varía con su masa. 

Uno de los estudiosos de la materia, el fisiólogo de origen alemán, Max Rubner, advirtió en el año de 1883, que la causa primordial de este fenómeno era el calor que se perdía por la piel, basado en que la superficie de la piel varía con el cuadrado del tamaño del animal, mientras que su volumen varía con el cubo.

Esto, en 1932, fue desmontado en parte  por el biólogo suizo Max Kleiber,  quien hizo un estudio en mamíferos con un rango de masas mayor, donde incluyó a ratas y bueyes, donde se obtuvo que en realidad el metabolismo variaba con la potencia ¾ , que se conoce en la actualidad con  la Ley de Kleiber. 

Durante décadas se abrió un grandioso debate en torno a este tema, que pareció llegar a un consenso o más bien conclusión en el año de 1997, con el llamado modelo fractal de Geoffrey West, donde se justificaba el exponente por la forma fractal de las redes de distribución de recursos en los organismo, como el sistema respiratorio o circulatorio.

cómo funciona la energía basal o metabolismo basal No es sencillo medir la tasa basal de los organismos. 

Es una tarea compleja y mientras más se incrementaban las medidas metabólicas en animales, mas discrepancias surgían del estudio de West. Y en grupos animales de pájaros pequeños o insectos el llamado exponente ¾ no encajaba.

Más recientemente, un grupo de científicos de las Universidad de valencia y la Politécnica de Madrid, consiguieron la pieza faltante del rompecabezas a partir de un modelo teórico de la astrofísica, estudio publicado en la revista Scientific Reports.

Fernando Ballesteros, coautor e investigador de la Universidad de Valencia, escribió lo siguiente:

Durante la escritura del libro Fractales y Caos, en el que hablamos sobre la ley de Kleiber, caímos en la cuenta de que el modelo fractal de West y colaboradores no encajaba. La explicación térmica parecía más natural, pero había que tener en cuenta la parte energética, que no se disipa como calor”.

En otras palabras, los expertos proponen como solución un compromiso entre la llamada disipación calórica pasiva y gasto energético mínimo de mantenimiento celular, porque no toda la energía que consume un organismo se transforma en calor. Una parte se emplea para que ocurra la división celular o para sintetizar proteínas y hacer funcionar al organismo.

Si toda la energía consumida se transformara en calor, el consumo respondería a un exponente 2/3, pero entonces no se hablaría de un organismo, sino de una cocina o estufa.

Última actualización el

Deja un comentario